Artes Visuales Univalle

La visión de las artes desde la Universidad Pública


3 comentarios

El Graffiti en Colombia

Introducción al Graffiti en Colombia
De: Los Mejores Graffiti
Gonzalo Aristizabal
Editorial Oveja Negra Ltda.
1993

Los graffiti son una forma de expresión visual que ha existido a lo largo de la historia. Tal vez desde antes de existir la escritura o el papiro o el papel descubierto por los chinos. En las cuevas de Altamira quedaron para siempre esculpidos y dibujados en las paredes una de las más hermosas expresiones del hombre prehistórico. En la historia reciente esa “Oh larga y negra partida” (o) dibujada con un carbón por el sabio Caldas, en el claustro de la Universidad del Rosario, al ingresar al paredón es un estremecedor graffito, pero tal vez los más hermosos y recientes se escribieron en las paredes de París, en la revolución de los estudiantes en mayo de 1968. Hace 25 años: “Prohi­bido prohibir”, “Hagamos el amor y no la guerra”. Fueron graffiti que perduran en la memoria de la historia después de un cuarto de siglo.

Hablamos en plural de graffiti y no de graffitis como correspondería a un plural en habla castellana, pues el origen de Sigue leyendo


Deja un comentario

Andrés Caicedo – Infección

Cuento Infección del escritor caleño Andrés Caicedo (29 Sep 1951 – 4 Mar 1977)

 

Completo:

Andrés Caicedo – Infección – PDF

Andres Caicedo – Infección

 

Fragmento:

Infección

 

Bienaventurados los imbéciles, porque de ellos es el reino de la tierra.

Yo

 

El sol. Cómo estar sentado en un parque y no decir nada. La una y media de la tarde. Camino caminas. Caminar con un amigo y mirar a todo el mundo. Cali a estas horas es una ciudad extraña. Por eso es que digo esto. Por ser Cali y por ser extraña, y por ser a pesar de todo una ciudad ramera.

-Mirá, allá viene la negra esa.

Francisco es así, como esas palabras, mientras se organiza el pelo con la mano y espera a que pase ella. ¡Ja! Ser igual a todo el mundo.

Pasa la negra-modelo. Mira y no mira. Ridiculez. Sus 1,80 pasan y repasan. Sonríe con satisfacción, Camina más allá y ondula todo, toditico su cuerpo. Se pierde por fin entre la gente, ¿y queda pasando algo? No, nada. Como siempre.

(Odiar es querer sin amar. Querer es luchar por aquello que se desea y odiar es no poder alcanzar por lo que se lucha. Amar es desear todo, luchar por lodo, y aún así, seguir con el heroísmo de continuar amando. Odio mi calle, porque nunca se rebela a la vacuidad de los seres que pasan en ella. Odio los buses que cargan esperanzas con la muchacha de al lado, esperanzas como aquellas que se frustran a toda hora y en todas partes, buses que hacen pecar con los absurdos pensamientos, por eso, también detesto esos pensamientos: los míos, los de ella, pensamientos que recorren todo lo que saben vulnerable y no se cansan. Odio mis pasos, con su acostumbrada misión de ir siempre con rumbo fijo, pero maldiciendo tal obligación. Odio a Cali, una ciudad que espera, pero no le abre las puertas a los desesperados.)…